SOBRE LAS SESIONES

¿Cómo son las sesiones?

DESCRIPCIÓN

En las sesiones se unen la curación de la Homeopatía Vital, la luz de la Sanación y la liberación de la Consciencia para que salgas de la consulta médica mucho mejor de lo que entraste.

PRESENCIAL Y ONLINE

Elige el modo que sea más cómodo y adecuado para ti:

 

ONLINE

Las distancias no existen. Somos cuánticos.

Sesiones mediante video WhatsApp, Zoom, Skype.

Sanación a distancia de personas y espacios.

 

PRESENCIAL

Sesión presencial en despacho. Con cita previa.

¿QUÉ SE EXPERIMENTA?

Conexión interna, donde el paciente descubre lo que desconoce de sí mismo.

Coherencia y salud en todos los planos desde los que existimos: físico, emocional, mental, astral y cósmico.

Consciencia y liberación de códigos antiguos o erróneos, los propios, los de los antepasados y los de la conciencia colectiva.

Re-conexión con los ciclos y ritmos de la naturaleza, identificando lo verdaderamente humano y lo trascendente.

Equilibrio individual, familiar y   transpersonal.

Saberse amado. Sea para sanar una enfermedad, o bien para realizar un trabajo consciente y alquímico del alma.

Lee aquí más experiencias

PARA NIÑOS

Los niños menores de 7 años solo son atendidos si también reciben terapia su madre o su padre.

Para niños menores de 3 años es imprescindible la terapia de la madre.

ORGANIZACIÓN

Puedes recibir UNA ÚNICA SESIÓN.

Lo habitual es entrar en un proceso terapéutico, con SESIONES DE SEGUIMIENTO y profundización.

Los ciclos de sesiones y la frecuencia es totalmente variable para cada persona dependiendo de lo que solicite. Se pacta de antemano.

La duración de la primera sesión suele ser de 2 horas y media.

Las sesiones de seguimiento suelen ser de dos horas, aunque en ocasiones basta con 1 hora para una terapia básica y sanación.

Si vienes de lejos, en terapias esporádicas, podemos reservar sesiones más largas para poder tocar todos los temas que necesites.

HÁBITAT O CLIMA DE LAS SESIONES

El médico es un espacio vacío que escucha y recibe, es Vacío y Consciencia. El médico es como el agua, que pasa y no toma la forma de ningún lugar por donde pasa… y por eso sana, recodifica y purifica.

El Amor es el motor de la Salud. Todo camino de curación es un camino de Amor, que se inicia por el amor y respeto a sí mismo, tal y como se es, tal y como se está.

Cuando el paciente se sabe amado y profundamente conocido por su médico, algo cambia, sobre todo porque empieza también a amarse a sí mismo.