Terapias

Homeopatía vital

Sanación

Consciencia

Recibir sanación es abrirse a la conexión con planos elevados de Conciencia, que actúan conscientemente, con la intención de ayudar a la persona.

La sanación actúa tanto si se realiza en directo o a distancia, lo único necesario es conectar y percibir el campo resonante de la persona que lo solicita. Se puede realizar de forma individual o grupal.

El sanador, intermediario o canal entra en el espacio divino, sagrado y cuántico y lo ofrece para la sanación de otra persona, espacio o situación.

Tu sanador debe ser alguien cuya vibración te sea agradable, que te sientas en paz en su presencia y puedas relajarte y sentirte cuidado.

La experiencia de la sanación es efectiva en el ámbito personal (armonización, cirugía astral), en el ámbito transpersonal (constelación álmica, lineas del tiempo, tránsito de almas) y en espacios/casas.

Sabemos que remover temas olvidados y/o bloqueados duele. La conciencia duele, la información duele. Quien sufre y se resiste es la mente, pues cualquier cosa que sucede, solo sucede si el alma sabe que está preparada y se abre a la experiencia.

Es un modo de sanación cada día más aceptado por las mentes que nos ofrece posibilidades de ayuda muy poderosas. Puede usarse en situaciones muy problemáticas, intensas o de gravedad, incluso en casos de no conocer a la persona que va a recibir la sanación. También puede funcionar como un complemento entre sesiones presenciales, para acelerar el proceso de curación y mantener una labor terapéutica y sanadora de mayor acompañamiento.

• Sanación presencial: tras una sesión de homeopatía vital, pasaremos al suelo o camilla, y abriremos campos de conexión cuánticos que completan todo el trabajo realizado en la consulta.

Todo lo removido se libera, se sana o se equilibra.

• Sanación a distancia: sólo se necesita el nombre y una foto para facilitar la conexión.

Funciona de una manera muy sencilla: quedamos a una hora, hacemos un OK en el teléfono, te recuestas en tu lugar de descanso y empezamos.

Recibirás un aviso cuando haya terminado y te enviaré un audio whatsapp con las sensaciones recibidas en la sanación.

La duración puede oscilar entre 15 minutos y 30 minutos. El único requisito previo es rellenar el impreso de protección de datos.

La sanación grupal es una experiencia maravillosa en reuniones de almas abiertas y conectadas con lo profundo. Son grupos reducidos, de máximo 12 personas. La duración suele ser de 2 horas.

La Sanación Cuántica es algo parecido a abrir la conexión con un espacio sagrado y eterno donde eres conocido y desde donde vas a recibir lo mejor para ese instante.
En la Sanación Cuántica interviene no sólo el sanador o canal, sino también seres de otras dimensiones que pueden visualizarse o sentirse en diferentes formas o presencias. Como un equipo terapéutico que actúa al unísono, creando la Luz o energía adecuada para cada situación y persona.
La Sanación Cuántica trasciende las técnicas y arquetipos para limpiar el aura y otras densidades, equilibrar chacras, sanar almas, etc. Va más allá y conecta con frecuencias más elevadas.
La Sanación cuántica se eleva por encima de la dimensión o frecuencia 4D para poder hacer de puente entre la 3D y las frecuencias superiores.
En la Sanación cuántica los parámetros espacio/tiempo no son lineales sino cuánticos, por eso la sanación actúa igual en directo que a distancia.

La labor del médico es acompañar al paciente a lograr un cambio de perspectiva de la vida. Lo primordial es crear un espacio donde el médico puede llegar a sentir y comprender lo que el paciente siente, tal y como lo siente. De este modo, el paciente puede descubrir su experiencia interna para poder transmutarla. El médico es un espacio vacío que escucha y recibe, es Vacío y Consciencia. El médico es como el agua, que pasa y no toma la forma de ningún lugar por donde pasa… y por eso sana, recodifica y purifica.

El paciente, con la ayuda del médico, debe sentir, recibir, descubrir y transmitir su propio sentir. Superar sus resistencias a sentir y a profundizar en lo que Es. La sesión se transforma en un espacio donde el paciente se descubre a sí mismo: sus juegos mentales, sus creencias, su inconsciente, las órdenes internas y automáticas a las que obedece, por encima incluso de sí mismo.

La sesiones nunca pretenden cambiar nada, solo hacerlo consciente, pues la Consciencia sana. Cualquier resultado sobre las consecuencias de estos movimientos de conciencia, es correcto. Cada persona liberará lo que esté preparada para soltar, y asimilará, lo que esté preparada para asimilar.

Cuando dejamos de huir de una realidad interna (es decir de una sensación o percepción) que no deseamos vivir ni sentir, es entonces cuando empieza el camino de la curación y del poder personal. Cuando el paciente toma las riendas de lo que siente, tanto en planos físicos como en planos emocionales y/o energéticos, todo empieza a liberarse.

El hábitat o clima de las sesiones es el AMOR. En términos terapéuticos, podemos decir que el AMOR es el motor de la SALUD. Todo camino de curación es un camino de Amor, que se inicia por el amor y respeto a sí mismo. Cuando el paciente se sabe amado y verdaderamente y profundamente conocido por su médico tal y como es, algo cambia, sobre todo porque empieza también a amarse a sí mismo.