Terapias

Homeopatía
vital

Sanación

Consciencia

Nace de la Homeopatía clásica, pero la trasciende por la profundidad y comprensión del ser humano, de la Vida y del lenguaje de la enfermedad.

La Homeopatía Vital es el arte de contemplar las cosas como son, y de ayudar a que el paciente se escuche a sí mismo en lo profundo, que se sienta y experimente su interior al 100%, sin porqués, sin miedos, sin especulaciones, sin juicios y sin culpas.

Facilita que el paciente descubra lo que no conoce de sí mismo.

La enfermedad no es causada por el azar ni la victimización, sino por la percepción errónea y parcial de la realidad, que el paciente vive como “delusions”, holograma o matrix personal y que, a nivel interno, se experimenta como la sensación vital.

La Homeopatía Vital contempla la Vida y el ser humano desde una perspectiva dinámica, cuántica y multidimensional, integrada dentro del nuevo paradigma de la Consciencia.

Engloba todos los aspectos y cuerpos del ser humano: físico, emocional, ilusorio, sensación vital, energético y espiritual.  Cada cuerpo es un nivel de consciencia o experiencia desde donde se vive lo que sucede, en salud y en enfermedad.

Se realizan tres tipos de diagnósticos: niveles, reino y arquetipo.

Reunidos dan la comprensión de la energía desde la que vive el paciente.

Podemos iniciar en el diagnostico básico, patogénico o nosológico concreto de lo que le sucede al paciente. Por ejemplo: gripe.

Pero luego se avanza hacia una profundidad de niveles, hasta llegar al nivel que la mente no conoce ni identifica: la sensación vital.

Por ejemplo: atrapada en una maraña.

Ésta es una experiencia interna, muy individual, que surge de la percepción errónea o parcial de la realidad.

La reacción vital se expresa en QUÉ se experimenta.

Casi siempre es desconocido para el paciente, pero se muestra durante la consciencia alcanzada en la sesión. Está modulada por la mente reactiva, tanto en activa, como en pasiva.

El reino es el diagnóstico específico y diferencial.

La sensación vital se expresa en tres formas distintas de experimentar la realidad.

Son la imagen de los reinos de la Naturaleza: mineral, animal y vegetal.

Cada reino de la naturaleza, tiene una forma peculiar de manifestarse y vivirse, que impregna la energía, el pensamiento, los sentimientos y las emociones de cada persona.

El reino se manifiesta a través de su lenguaje, su comportamiento y en el modo como identifica lo que le sucede en su vida, incluso en las experiencias que atrae a su realidad.

Ser médico homeópata es saber escuchar y reconocer y traducir el lenguaje de la Naturaleza y de la fuerza de la Vida en cada paciente.

Son 10 los miasmas o arquetipos. Son el CÓMO se vive lo que sucede.

Cada arquetipo representa una información o etapa, necesaria en las situaciones vitales de la experiencia en la Tierra. La enfermedad se desarrolla cuando la Vida se estanca en una fase evolutiva.

En el link del blog puedes encontrar más información.

https://lourdestornos.com/arquetipos-de-automaestria/

El medicamento homeopático se obtiene de las tinturas extraídas de los elementos de la Naturaleza.

Las sustancias empleadas se potentizan mediante un proceso alquímico de dinamización y sucusión, que hoy podemos identificar como activación cuántica.

Actúan como espejo (similar o similimun), de la experiencia del paciente (Ley de Similitud).

El remedio curativo muestra y representa la consciencia que sana, amplia y moviliza la percepción desde la que vive el paciente. Sana de forma cuántica y sutil. Da el impulso para que todo siga en movimiento y salud.

La toma del remedio homeopático realza y afianza todo el trabajo terapéutico realizado en consulta y ancla la nueva consciencia del sí mismo, impidiendo que la mente bloquee la curación. Se liberan códigos, patrones, creencias y condicionamientos obsoletos. Las emociones se sanan. La Homeopatía es imprescindible para sanar los procesos de enfermedad física.

Cada sesión es profundamente terapéutica.

Transforman el lenguaje inconsciente del paciente, en Consciencia, a través de la imagen de un remedio homeopático.

Durante la sesión entramos en experiencias de consciencia interna, o estados de interiorización (visión interior simplemente cerrando los ojos y respirando) que se expresan en lenguajes absurdos:   imágenes, “como si”, sensaciones, lenguaje no verbal y onomatopeyas.

Poder acceder a “lo inconsciente”, es una puerta para salir de los círculos de sufrimiento. Mueve la vitalidad del paciente hacia estados de coherencia y Salud.

La Homeopatía vital es profundamente terapéutica, pues transforma el lenguaje inconsciente en un remedio homeopático que sirve de espejo o similar al juego interno, y mueve la vitalidad del paciente hacia la consciencia y la salud.
La Homeopatía vital, mediante una escucha muy especial, comprende lo que sucede en la vitalidad el paciente.
La Homeopatía vital surge del vínculo entre el paciente y el médico, y permite acceder a lo inconsciente y al lenguaje no verbal de los síntomas.
La Homeopatía vital contempla la salud como el empoderamiento de cada paciente, el autoconocimiento de sí mismo y la responsabilidad de sus decisiones.
La Homeopatía vital y poder acceder a lo inconsciente, permite una nueva forma de conocer los sentimientos y las reacciones emocionales. Es una puerta para salir de los círculos de sufrimiento.
La Homeopatía vital es un rescate para el alma atrapada en los juegos del ego, que nos separan de la realidad tal y como es.

La labor del médico es acompañar al paciente a lograr un cambio de perspectiva de la vida. Lo primordial es crear un espacio donde el médico puede llegar a sentir y comprender lo que el paciente siente, tal y como lo siente. De este modo, el paciente puede descubrir su experiencia interna para poder transmutarla. El médico es un espacio vacío que escucha y recibe, es Vacío y Consciencia. El médico es como el agua, que pasa y no toma la forma de ningún lugar por donde pasa… y por eso sana, recodifica y purifica.

El paciente, con la ayuda del médico, debe sentir, recibir, descubrir y transmitir su propio sentir. Superar sus resistencias a sentir y a profundizar en lo que Es. La sesión se transforma en un espacio donde el paciente se descubre a sí mismo: sus juegos mentales, sus creencias, su inconsciente, las órdenes internas y automáticas a las que obedece, por encima incluso de sí mismo.

La sesiones nunca pretenden cambiar nada, solo hacerlo consciente, pues la Consciencia sana. Cualquier resultado sobre las consecuencias de estos movimientos de conciencia, es correcto. Cada persona liberará lo que esté preparada para soltar, y asimilará, lo que esté preparada para asimilar.

Cuando dejamos de huir de una realidad interna (es decir de una sensación o percepción) que no deseamos vivir ni sentir, es entonces cuando empieza el camino de la curación y del poder personal. Cuando el paciente toma las riendas de lo que siente, tanto en planos físicos como en planos emocionales y/o energéticos, todo empieza a liberarse.

El hábitat o clima de las sesiones es el AMOR. En términos terapéuticos, podemos decir que el AMOR es el motor de la SALUD. Todo camino de curación es un camino de Amor, que se inicia por el amor y respeto a sí mismo. Cuando el paciente se sabe amado y verdaderamente y profundamente conocido por su médico tal y como es, algo cambia, sobre todo porque empieza también a amarse a sí mismo.