BLOG

Alquimia de la epidemia global

16 marzo, 2020

“Deja de ser una gota de agua y conviértete en el océano”

Namaste

Estamos atravesando algo que no esperábamos, una epidemia global planetaria, por un virus que, según dicen, es más virulento y contagioso de lo habitual.
Sin embargo lo que vengo trasmitiendo desde que todo esto ha iniciado es que este virus ha venido para que podamos cambiar. Para que nuestra conciencia evolucione. Es un trampolín para la Conciencia.

En primer lugar estamos tomando conciencia de lo importante que es cuidar de nuestro cuerpo físico, de estar en un estado de inmunidad activa.
Aunque estés en casa aliméntate bien y haz ejercicio, como puedas: saltar o bailar, estiramientos, yoga…
Algo muy importante: toma el sol. Este virus se autodestruye cuando el sol entra en su interior.
Y si enfermas y tienes fiebre, por favor no tomes antitérmicos que destruirán el esfuerzo de tu sistema inmunitario en poner límites al virus.

En segundo lugar es necesario recordar que estamos experimentando la alquimia del miedo, tanto de lo que ahora estamos viviendo, como de las memorias de epidemias vividas a lo largo de la historia de la humanidad, y que están registradas en el akhásico planetario. El objetivo primordial es liberar el miedo del Akash. Medita para que eso se realice de forma extensa en tu persona, a la humanidad, y al Akash de la humanidad.

Y os recuerdo que el miedo es el gran supresor del sistema inmunitario. Vivir con miedo enferma y mata. El sesgo de las estadísticas tendría que tener presente el aislamiento de la población como factor para evitar el contagio masivo, pero también al miedo como factor para activar la morbilidad y la mortalidad de un modo globalizado, no sé si mejor o peor, que si hubiéramos vivido el contagio como normalizado dentro del ecosistema reinante.

En estos momento estamos imbuidos en un egregor generalizado, un estado de alerta interno y externo, un tanto neurotizante, pues es verdaderamente imposible impedir todos los focos de contagio, por no decir que lo normal es contagiarse y vivir el encuentro con nuestro huésped el virus de forma asintomática.
Estamos viviendo una densidad energética que nos impregna y nos lleva al aislamiento por miedo al contagio. El siguiente paso es el desarrollo de la infección. Me pregunto ¿Si no hubiera la creencia de que este virus es tal letal, cual sería la tasa de morbilidad y mortalidad?
Te recuerdo que creamos lo que creemos.

Te trasmito unas estadísticas y tu valoras tus conclusiones:
Hasta el momento a nivel mundial ha habido, según la OMS, 5.832 personas fallecidas por COVID-19.
En 2017, por sarampión murieron en el mundo 11.000 personas (mayoría niños) – más de 300 muertos por sarampión cada día.
También en 2017 la valoración de la OMS fue de una mortalidad mundial de 650.000 personas, por el virus influenza A B.
En España en 2019 murieron de gripe 6.300 personas.
A día de hoy han muerto por COVID-19 en España 293 personas.

En tercer lugar, lo más inesperado, es que está empezándose a mostrar sin disimulos lo oscuro y lo distópico de la sociedad en la que vivimos, lo que hasta ahora no podíamos ver y mucho menos actuar en consecuencia. Los desperfectos y errores que no se han asumido a lo largo de la historia, ya no pueden ocultarse ocultan, disimulan o relativizan. Ésta es la consecuencia de la mayor Luz en al que vivimos.
La información se nos está revelando, y va a poner límites a las manipulaciones económicas y genéticas, a los engaños y ocultaciones políticas de los dirigentes y líderes de países e instituciones, pero necesitamos un tiempo para que todas estas indagaciones tomen forma y podamos comprenderlas y saber qué hacer.
Mientras tanto estamos confusos, haciendo lo mejor que podemos.
Por el momento sabemos que el COVID -19 no es un virus de la naturaleza, la naturaleza ha permitido su creación, pero es un virus creado en un laboratorio. Ha pasado de ser un virus de ecosistema animal y ha entrado en el ecosistema humano por actuación accidental humana en un laboratorio de Wuhan (China), de un virus que ya estaba presente en octubre del 2019 en el Foro económico mundial y en el Jhon Hopkin Hospital (Baltimore, Maryland, junto a Washington D. C. EEUU).
El genio de esta epidemia es ocultación, miedo, no comprensión de lo que sucede y retiro a nuestros lugares de seguridad y confort.
A nivel homeopático esta percepción de la realidad, junto con los síntomas de las personas graves, nos indica como mejor remedio CAMPHORA.
Quien lo desee puede tomarla como preventivo a la 30 CH, dos gránulos cada 12 horas.

Hemos de dar un tiempo para que todo lo oculto se manifieste, la confusión se clarifique, y comprendamos todo al completo.
Por el momento somos una experiencia fractal. ¿Dónde está el enemigo, lo que no puedes comprender ni conocer? ¿Fuera o dentro de ti?

Mientras tanto entramos dentro y sanamos nuestras propias densidades que tanto nos hemos ocultado y disimulado: codicia, odio, orgullo, vanidad, mentiras y autoengaños.
La pura consciencia de poder reconocer y asumir lo que es, sana. Colaborar con lo inevitable, libera.

Para acabar veamos que todo es hermoso, y que gracias a todo esto estamos tomando fuerza interna, desde la coherencia, la compasión, desde la unión, desde la colaboración y la hermandad. Despreocupados de nuestros problemas individuales, nos estamos uniendo en mor de la comunidad humana.
El miedo no es tan profundo como para que germine en nosotros la manipulación. Actuamos por amor, y eso basta para sanarnos.
De la dificultad está naciendo una gran Luz. Es muy hermoso, muy hermoso…

Tenemos además un gran regalo: estar en casa. Con los que amamos, pero sobre todo con nosotros mismos, en la quietud con nuestro Ser interior.
Y además lo estamos haciendo todos, sí todos… Es una maravilla esta oportunidad de unirse miles de personas en un proceso de interioridad, consciencia y meditación. Nunca antes se había dado algo semejante. Es el momento de nuestra transformación!!! El inicio de algo que aunque se manifiesta a la mente como una crisis, será el detonante de un gran cambio.
Somos muchos lo que estamos entrando en estados de silencio, de meditación, de conexión, de unidad y de vacuidad.
La alquimia profunda la vamos a realizar desde estados donde la conciencia lineal se transforma en conciencia cuántica. Eso es lo que a un nivel muy profundo estamos viviendo.
Hoy te pido que entres en tu Silencio y te unas a toda la humanidad. Conecta con tu ser infinito y permite que te traspasen todas y cada una de las experiencias humanas que hoy se viven en el planeta. No juzgues. Sólo contempla desde la paz profunda todo lo que es, pues todo es perfecto, y en realidad necesario para que se realice la transformación profunda en la Tierra.
Deja de ser una gota de agua y conviértete en el océano, pues la verdadera identidad de cada uno de nosotros es la de existir mas allá del sí mismo.

Shalom

 

Comparte esta entrada en tus redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp